miércoles, 8 de septiembre de 2021

NUEVAS TECNOLOGÍAS Y FAMILIA

Es importante en la familia, poder conectar entre nosotros, ya que cada vez estamos más interesados en conectar con Internet , que en nosotros mismos, y lo que nos rodea.

Limitar el tiempo de uso de internet, y de la televisión, y el móvil, así como enseñar a nuestros hijos a usar las tecnologías de la forma adecuada, (tratando también de supervisar su uso, y enseñándoles como protegerse del acoso virtual, y otras estafas online),  son objetivos importantes para tener una vida en familia agradable, y conectada con nuestros sentimientos. Pero para ello, hay que practicar con el ejemplo, de nada sirve decirle a tu hijo que no use tanto el móvil, si tú te pasas el día colgado en él. Es importante enseñar a nuestros hijos a conectar más allá de los dispositivos tecnológicos.

Tener iniciativas para jugar más allá de lo virtual, y para tener espacios de conversación, compartir ideas, interesarnos por el otro, cocinar, leer juntos, pintar, escuchar música, bailar, arreglar algo juntos, pasear, ect.. contribuye a crear armonía, confianza y seguridad en los vínculos familiares, y abre las puertas al encuentro auténtico, y no a la presencia física con ausencia sentimental.


Propuesta: ¿¿Y si esta noche no enciendes ninguna pantalla y hacéis algo distinto entre tod@s??

Frase de NICHOLAS CARR:  “Google y otras compañías socavan nuestra capacidad de pensar de manera profunda, crítica y conceptual, nos empuja hacia un pensamiento superficial y alejado del rigor”.

Ilustración de Pawel-Kuczynski


martes, 7 de septiembre de 2021

LAS MASCOTAS, UNO MÁS DE LA FAMILIA

Muchas familias acogen y conviven con mascotas, estas pueden llegar a ser uno más de la familia. En muchos casos, los niños, pueden aprender acerca del cuidado de los demás y de si mismos a través de las mascotas y ser una fuente de experiencia y de afectividad para ellos.

Sin embargo, es importante comprender, que las mascotas no tienen la misma capacidad emocional que los adultos y los niños. En realidad las mascotas como perros y gatos, pueden llegar a tener emociones básicas como miedo, ira, alegría y tristeza, pero no otras más complejas como pueden ser la culpa, el orgullo o la vergüenza. 

En muchos casos los animales responden al estado de ánimo de los habitantes de la casa, si estamos estresados, angustiados y temerosos, el animal podrá percibirlo y responder a estas emociones con enfermedades o conductas extrañas. Si estamos enfadados, los animales pueden ser muy complacientes y obedientes y no separarse de nosotros, como una forma de regularnos. 

Lo mejor que podemos hacer por la mascota, es tener una vida familiar alegre y feliz, respetuosa y afectiva, ocuparnos bien de nuestras emociones, para no perpetuarlas y transmitirlas también a las mascotas y aceptar que las mascotas no tienen las mismas necesidades emocionales y afectivas, que podemos tener nosotros, son sensibles, pero no pueden llegar a pensar e interpretar la realidad como hacemos nosotros.

Es por ello importante, no humanizar a los animales, ya que puede llegar a ser  una forma de maltrato. Los animales necesitan estar a su aire, en calma y que los dejemos libres y respetando su autonomía, estar todo el tiempo encima de ellos, puede provocarles estrés y ansiedad, y tener luego ansiedades de separación, (perros que no pueden estar solos, no saben estar con otros, o les cuesta explorar el entorno).

Es importante dar a los animales lo que ellos necesitan y no lo que necesitamos nosotros. Si tenemos frío, no significa que el perro también tenga frío. Si tenemos hambre, no significa que el gato también vaya a tener hambre. Lo que las mascotas necesitan es moverse, comer de forma adecuada a su edad y desgaste, tener un lugar tranquilo donde  poder estar y relacionarse con otros animales y seres de la naturaleza. 


Si podemos educar a nuestra mascota, mejor que no hacerlo. Las mascotas, también necesitan límites y normas, no es posible consentirles todo, ya que esto crea sobredependencia y falta de iniciativas en ellos. En muchos casos, nuestra historia con la mascota, puede estar reproduciendo historias familiares vividas, es importante diferenciar que nuestra historia de vida pasada,  no debe condicionar la relación que podamos construir con nuestra mascota y que nosotros como familia debemos construir vínculos sanos, así la mascota estará más feliz entre nosotros.

Los animales son muy sensibles a nuestros estados de ánimo, es mejor aceptarlos y organizarse con ellos, que querer disimularlos o negarlos a través del vínculo con la mascota, debemos aprender a gestionarnos por nosotros mismos y evitar que sean las mascotas las que nos den la estabilidad, es demasiada responsabilidad para un animal que sólo quiere seguridad, amor, libertad y autonomía propia, tú necesitas muchas otras cosas, y es importante aprender a construirlas en familia.


viernes, 3 de septiembre de 2021

DISFUNCIONES DE LA PARENTALIDAD

Mario Marrone en su libro, "La teoría del Apego, un enfoque actual", nos señala algunas faltas de sensibilidad y cuidado en la crianza de los hijos, que han de evitarse, para mejorar la vida familiar y los vínculos afectivos. Algunas de estas faltas, pueden ser reproducciones inconscientes de nuestra propia infancia, así "hacer consciente, lo inconsciente" puede parar la transmisión transgeneracional de traumas y heridas sufridas.

1-Invalidación de la petición infantil de apoyo y comprensión: Un padre, a un niño asustado: “¡Pareces idiota! ¡No ves que no pasa nada!

2-Negación de la percepción del niño: “No éramos nosotros los que discutíamos, eran los vecinos”.

3-Comunicaciones culpógenas: “Si sigues actuando así, tu madre acabará enfermando”.

4-Invalidación de la experiencia subjetiva del niño: los padres que no permiten que sus hijos expresen dolor, soledad o angustia y a los que se presiona para que aparezcan siempre contentos y bien dispuestos. “No llores, no estés triste, no ha sido para tanto.. “, “No te enfades, sé bueno.. “,

5-Amenazas: incluyen los temas de abandono, castigos severos o amenazas de suicidio. “Me vas a matar a disgustos”

6-Críticas improductivas. “No sé para qué dedicas tanto tiempo a ese dibujo.. “

7-Comunicaciones inductoras de vergüenza. “Mejor que no se re vean las orejas, que las tienes muy grandes” “No te rias tan fuerte, está feo.. “

8-Intrusividad y lectura de la mente: “Lo que a ti te pasa, en realidad, es...”

9-Doble vínculo: “Sé independiente pero si lo eres me deprimo y me suicido”

10-Comentarios paradójicos: “Sí, estoy contento contigo” (dicho con voz irritada).

11-Comparaciones desfavorables: “Tu hermana si sabe, tú no”.

12-Comentarios desalentadores: “No montes en bicicleta, te cansarás mucho”.

13-Comentarios que cuestionan las buenas intenciones: “Me pregunto qué quieres obtener de mí con esto”.

14-Negar el derecho de los niños a tener opiniones. “¨Tú que sabrás, solo eres un niño.”

15-Comentarios auto referidos: el padre se apropia del comentario del niño: un niño se queja de que le duele la rodilla y la madre pasa a hablarle al niño de sus incontables dolores de huesos.

16-Respuestas que denotan desinterés. “Si luego me lo cuentas.. Al cabo de un rato.. Si, si luego me lo cuentas.. “

17-Reacciones exageradas: cuando las reacciones de los padres son más grandes que las del niño “A mi hijo no le dice eso ningún profesor, lo mato”. “Que niña más estúpida, mira que decirle eso a mi pequeñín”

18-Comunicaciones de padres en conflicto: un padre intenta aliarse con su hijo en contra del otro padre. “Si no fueras tan igual a tu padre, me entenderías mejor” “Ves y dile a tu padre que si quiere salir este domingo, a ver si a ti te hace caso..”

19-El terror sin nombre. Un estado de ansiedad sin un sentido claro como resultado de la incapacidad de la madre de proveer de contención. “Hijo mío no ves que hay un fantasma detrás de la puerta???, que miedo, veo y oigo voces.. “

20-Falta de habilidad para respetar la iniciativa del niño. “Trae los deberes, que ya te los hago yo.. “

21-Rechazo y/o descuido. “Perdona, se me olvido toda la semana ponerte el almuerzo, es que voy muy liada.. “

22.Falta de habilidad para jugar juntos. “Juega con tu hermana” “Entretente solo, tengo mucha prisa.. “

23-Presión para el éxito. “Si pudieras sacar un diez me sentiría mucho más orgullosa y feliz de ti”

24-Inversión de roles: cuando el niño se siente responsable del bienestar físico y psíquico de los padres. El hijo cuida a los padres. “Hijo, no me preguntes nada hoy, estoy con mucho dolor de cabeza, me puedes comprar unas aspirinas?”

25-Delegación de roles: a un hijo se le delega un rol parental y, por tanto, se le presiona para que sea un adulto prematuro. “Hijo, tengo problemas con tu padre y tu hermana, qué puedo hacer??”

26-Inconstancia: ciclos de alejamiento y proximidad en función del estado de ánimo de los padres. “Hija mañana estaré contigo toda la tarde, pero la semana que viene te quedas con tu abuela, vale?”

27-Enfermedad psiquiátrica o trauma en los padres.” Un hijo que ve diariamente a su padre o madre en la cama durmiendo, o a su padre o madre borrachos en la casa”

28-Los padres demasiado buenos: los que no ponen límites a sus hijos. “Hijo, qué quieres, qué necesitas, qué deseas, no quiero verte sufrir por nada, yo te lo hago y yo te lo doy”

Por supuesto cualquier situación de violencia familiar es una disfunción familiar que afectará a nuestros hijos, si no prevenimos, evitamos y afrontamos su solución. No te culpes, pero intenta cambiar a tiempo!!



Somos los modelos para nuestros hijos, dependiendo de cómo nos ven, lo que les contamos y cómo actuamos y estamos con ellos, van a tener una visión de ellos, los demás y el mundo. Intenta ser el mejor ejemplo, por ti y por ellos!!








TIPOS DE APEGO EN LA INFANCIA, ESTILOS DE APEGO EN LA ETAPA ADULTA

Los padres que han podido ser disponibles, seguros, firmes, afectivos y cariñosos criaran niños con apego seguro, que serán adultos con confianza en si mismos, en los demás y en las relaciones de intimidad.

Los padres que eran distantes, fríos, apáticos, poco interesados por los hijos y más interesados por ellos mismos y sus necesidades, tendrán hijos con  apego evitativo, que al sentirse rechazados o ignorados, tenderán a mostrarse autosuficiente y menos confiados en los demás. A largo plazo, pueden convertirse en adultos evitativos, con dificultades para el compromiso, la entrega y la intimidad.

Los padres que a veces estaban y otras veces no estaban, pueden criar hijos con apego relacional ansioso, son hijos preocupados o temerosos, pq no pueden anticipar con seguridad la respuesta que van a dar los padres. Muchos de estos hijos se aferran a lo negativo, apego al negativo, están siempre con rabietas, frustraciones y tristezas para ser vistos, sólo así consiguen atención o bien se dedican a anticipar las necesidades de los padres para ser tenidos en cuenta, construyendo un falso self, falso sentido de si mismo, donde muestran solamente la parte que les gusta a los padres y reprimen la otra (no molestan, se acomodan). A largo plazo serán adultos con problemas de confianza, ansiedades de abandono, miedos, fobias, agobios y preocupaciones varias. 

Las familias muy desorganizadas, con hijos institucionalizados, enfermedad mental grave, violencia parental, ausencias prolongadas y sin cuidados, pueden generar apego desorganizado en los niños, son niños sin estrategia para encontrar consuelo y a largo plazo pueden ser personas con problemas mentales graves y dificultades relacionales severas.


Reescribir tu historia de apego con un profesional experto, puede ayudarte a lograr una "seguridad ganada" y poderte vincular con éxito.

ADOLESCENCIA Y EMANCIPACIÓN DEL HOGAR

La adolescencia es una etapa de fase de autonomía, individuación, rebeldía, exploración, pasiones y emociones intensas y relación con el grupo de iguales.

Muchos padres se enfadan mucho porque a estas edades tienen unas expectativas exageradas de como han de comportarse y ser de maduros sus hijos, pero para que un hij@ sea responsable y maduro, tenemos que ayudarle, enseñarle a pensar, ser pacientes, gestionarles emocionalmente y sobre todo dar un reconocimiento y tener un acercamiento con un interés genuino por ellos.


En esta época de la vida es importante mantener la calma, si reaccionamos exageradamente a sus rabietas, peticiones y estados de ánimo alterados, el adolescente va a comprender que no podemos ayudarle y se va a alejar de  nosotros, para poder acercarnos a ellos será mejor estar disponibles y accesibles, cercanos, amables y que nos vean felices.

Unos padres amargados, infelices, con adicciones o problemas graves (emocionales, sociales, laborales, relacionales), o insatisfechos, no son un buen ejemplo y causan heridas emocionales en los hijos, algunos de ellos se preocupan y se inquietan mucho, se enfadan, se sienten impotentes y frustrados y esto les puede llevar a fracaso escolar, consumo de drogas, autoagresiones, adicciones, aislamientos. En otros casos los adolescentes se ocupan demasiado de los padres, sobreadaptandose a lo que se espera de ellos y dejando de lado sus propias necesidades emocionales, relaciones o sociales, lo que a largo plazo conlleva problemas de confianza, autoestima, dificultades para la intimidad emocional y el logro de una autonomía plena y satisfactoria.

Si te dedicas con ilusión, curiosidad y cariño a tus hijos adolescentes, verás que serán adultos sanos y responsables, no tires la toalla, aunque no lo parezca, te necesitan mucho!! Informate, habla con otros padres y si ves problemas atájalos a tiempo buscando pronto ayuda profesional.

LOS PRIMEROS AÑOS DE LA VIDA DE UN HIJ@

Los primeros años en la vida de un niño son fundamentales y pueden condicionar el resto de su vida.

En estos primeros años el niño se conforma una idea de quien es él a través tuyo, quien eres tú y como son los otros, a través de las relaciones y del lenguaje y los afectos, así como una idea de como estar en el mundo (disciplina, valores, normas, adquisición de hábitos en función de su desarrollo evolutivo, iguales, juegos)

Es importante como padres. saber en que momento del desarrollo se encuentran nuestros hijos. para saber si va todo bien, si hay algo que pueda ser motivo de alarma y a lo que tengamos que prestar atención, así como comprender las posibilidades reales de ese momento para poder potenciarlas y alcanzarlas, cada uno a su ritmo, puesto que nunca hay dos niños iguales.

En muchos casos, los padres inconscientemente, tratan al hijo como a él le han tratado, revisar esta forma de estar con los hijos, es importante, para no cometer los mismos errores que pudieron cometer con nosotros nuestros propios padres, pero para ello será importante ser críticos y conscientes con las dificultades por las que pudimos atravesar siendo niños.

LOS PRIMEROS MESES DE VIDA

Los primeros meses de vida son muy importantes, en estos momentos se desarrollan muchas potencialidades del bebé y depende completamente de nosotros para que todo esto ocurra.

En la actualidad, se sabe, que si se tratan de atender las necesidades del bebé (observar, interpretar, coordinar, sintonizar, devolverle lo que necesita y regularle) pronto, el niño va a adquirir una mayor confianza y seguridad en un entorno predecible y dispuesto, lo que le hará desarrollarse mejor, que si no existen respuestas afectivas seguras y tranquilizadoras o si se demoran mucho en darse. 

No debemos obsesionarnos en hacerlo todo a la perfección, pero si de estar conectados y sentirnos capaces y seguros de descifrar las necesidades del bebé. Estar con otras madres y la ayuda de familia, pareja, personas significativas, nos dará también mucho bienestar y confianza.




NUEVAS TECNOLOGÍAS Y FAMILIA

Es importante en la familia, poder conectar entre nosotros, ya que cada vez estamos más interesados en conectar con Internet , que en nosotr...